Artrosis

El 70% de los mayores de 50 años tiene signos de artrosis

4 octubre, 2016

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad reumática muy común, que se produce debido al desgaste e inflamación del cartílago articular en las articulaciones del cuerpo. Este cartílago se sitúa entre los extremos de los huesos y, en una articulación sana, actúa de almohadilla, amortiguando el roce y choque de los dos huesos, función que también cumple el líquido sinovial.

Se trata de una patología degenerativa que afecta sobre todo a las articulaciones que soportan mayor peso y realizan un esfuerzo mayor como son las caderas, rodillas, hombros y las localizadas en la columna cervical y lumbar. También es frecuente en algunos dedos de las manos. Puede afectar solamente a una o dos articulaciones o presentarse de forma generalizada.

¿A quién afecta?

De acuerdo con la Sociedad Española de Reumatología (SER), la artrosis afecta al 10% de la población general en nuestro país y representa casi la cuarta parte del total de pacientes atendidos en las consultas de Reumatología. Se vuelve más frecuente con la edad.

Por otra parte, según datos del Hospital Clínic de Barcelona, se estima que hasta el 70% de la población mayor de 50 años tiene signos de artrosis y que hasta el 80% de los mayores de 75 años presenta alteraciones de artrosis en las radiografías, aunque no siempre produce molestias o síntomas.

¿Cómo se produce la artrosis?

El deterioro y degradación del cartílago articular se produce en tres etapas, como explica la Sociedad Española de Reumatología (SER):

  1. En primer lugar, el cartílago deja de ser firme y se reblandece, y se vuelve frágil y quebradizo. En esta fase, pierde su elasticidad habitual y la capacidad de amortiguar.
  2. Posteriormente, se adelgaza y llega a desaparecer en algunas zonas, por lo que ya no recubre ni protege el hueso.
  3. Por último, el extremo del hueso que se articula deja de estar protegido por el cartílago articular en algunas zonas, por lo que queda expuesto a fuerzas físicas.

¿Cuáles son sus factores de riesgo?

Aunque no se conoce la causa exacta de la artrosis, existen varios factores que aumentan el riesgo de padecerla:

  • La edad. La prevalencia de la artrosis se incrementa con la edad. Aunque no es una de sus causas, el cartílago se vuelve más frágil al envejecer.
  • Ser mujer. Las mujeres mayores de 55 años presentan mayor riesgo de sufrir artrosis, especialmente de manos y rodillas.
  • Menopausia. Algunas investigaciones han confirmado que la disminución de estrógenos después de la menopausia favorece la aparición de artrosis de rodilla y que la administración prolongada de estrógenos actúa como factor protector en mujeres postmenopáusicas.
  • Factores genéticos. Existe un patrón hereditario, por lo que en algunas familias es más frecuente, especialmente la artrosis de manos.
  • Defectos congénitos de la articulación. Algunas formaciones anormales aumentan el riesgo de padecer artrosis de cadera.
  • Obesidad. Igualmente, los estudios confirman la relación entre obesidad y artrosis, sobre todo de rodillas, caderas y manos. Además, la pérdida de peso mejora los síntomas.
  • Actividad física elevada. Algunas actividades deportivas pueden producir traumatismos o microtraumatismos que aumentan el riesgo de padecer artrosis en rodillas y caderas. Por ejemplo, es el caso de ciclistas y corredores de fondo.
  • Actividad laboral. Algunas ocupaciones están vinculadas a distintos tipos de artrosis. Por ejemplo, los costureros, a la artrosis de manos, los conductores, a la de columna y los manipuladores, a las de codo y muñeca.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • El dolor es el síntoma más característico de la artrosis, que mejora o desaparece en reposo y empeora cuando se somete a esfuerzos a la articulación. Suele empeorar a lo largo del día y, aunque suele ceder con la inactividad, conforme la dolencia avanza puede también aparecer en reposo o durante el sueño. Igualmente, puede volverse constante al realizar cualquier actividad física y mantenerse durante horas después.
  • La rigidez es otro de los síntomas principales de esta dolencia. Tras un periodo de descanso prolongado –por ejemplo, el sueño-, las articulaciones pueden permanecer rígidas durante tiempos cortos (menos de treinta minutos). Esta rigidez puede ser muy intensa y llegar a provocar limitaciones en la movilidad como, por ejemplo, dificultad para levantarse, salir del coche o subir escaleras, en el caso de artrosis de rodilla o cadera, o incluso problemas para realizar tareas cotidianas, como vestirse o caminar.
  • Así mismo, pueden sentirse crujidos –crepitaciones- cuando se mueven las articulaciones en las fases avanzadas. Igualmente, el crecimiento de los extremos de los huesos que une la articulación puede provocar el agrandamiento y ensanchamiento de esta. En el caso de las artrosis de rodillas y nudillos de la mano, pueden producirse alteraciones en la alineación de los huesos.

Otros posibles síntomas son:

  • Hinchazón.
  • Presencia de líquido sinovial en las articulaciones (derrames).
  • Atrofia en los músculos adyacentes.

En el caso de la artrosis de rodilla, puede producirse también el adelgazamiento del músculo. En estas fases de la enfermedad, puede observarse limitación de la movilidad de la articulación y la pérdida gradual de su función.

¿Cómo se diagnostica la artrosis?

El diagnóstico de la artrosis se basa en la historia clínica del paciente y un examen físico de las articulaciones, que detectará dolor al mover la articulación y, a veces, cierto grado de tumefacción y derrame articular, así como deformaciones.

A continuación, se confirmará el diagnóstico con la realización de radiografías simples y, si es necesario, de ecografías y resonancias magnéticas (RM). En ocasiones, puede realizarse un examen del líquido sinovial de las articulaciones afectadas.

¿Cómo se trata?

La artrosis es una enfermedad crónica que persiste en el tiempo. Aunque hoy en día no tiene cura, sí existe un tratamiento orientado a reducir el dolor y mantener la movilidad y funcionalidad de las articulaciones. La Sociedad Española de Reumatología (SER) recomienda las siguientes medidas:

  • Medidas físicas. Encaminadas a mejorar los síntomas y la habilidad para realizar las tareas laborales, domésticas y de cuidado personal. Pueden incluir:
    • Practicar ejercicios físicos diarios destinados a mejorar la movilidad  de las articulaciones y potenciar la musculatura.
    • Realizar actividades aeróbicas (nadar, pasear…).
    • Emplear férulas y sistemas ortopédicos que disminuyen la sobrecarga de la articulación afectada.
    • Aplicar calor y frío.
    • Perder el peso corporal excesivo.
  •  Medicamentos. Los analgésicos como el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar el dolor. En ocasiones, pueden ser necesarios otros analgésicos como el tramadol o la codeína.
  • Infiltraciones de derivados de la cortisona o ácido hialurónico en las articulaciones. También puede aliviar los síntomas el sulfato de glucosamina.

En casos en que la enfermedad se encuentre muy avanzada, puede llegar a ser necesaria la cirugía.

Diez consejos para controlar la artrosis

Aunque la artrosis no puede curarse, cuidar nuestra forma física, nuestros movimientos y nuestra higiene postural puede ayudarnos a mejorar los síntomas y a mantener una buena calidad de vida:

  • 1. Evita sobrecargar las articulaciones afectadas.
  • No realices movimientos repetitivos con ellas y, cuando camines, usa bastón y evita los terrenos irregulares. Tampoco levantes pesos excesivos, por lo que, a la hora de hacer la compra, no te olvides de llevar tu carrito.
  • 2. Cuida tu postura.
  • Por el día, evita sentarte en sillones o sofás hundidos y usa asientos o sillas con el respaldo recto, sobre todo si trabajas sentado. También debes evitar estar mucho tiempo de pie si padeces artrosis en los miembros inferiores. Durante la noche, duerme en un colchón lo suficientemente duro.
  • 3. Deja los tacones en el armario.
  • Si sufres artrosis lumbar, de caderas o rodillas, es mejor que  evites los tacones altos y, en su lugar, lleves zapato plano o con un ligero tacón, de suela gruesa. También son recomendables las plantillas o taloneras de silicona.
  • 4. Mantén a raya el sobrepeso.
  • La obesidad es uno de los principales factores de riesgo de la artrosis, por lo que debes evitarla, especialmente si padeces esta dolencia en articulaciones de carga como la rodilla, la cadera o  la región lumbar. Para perder peso o mantener el adecuado, come de manera variada y equilibrada, sin abusar de grasas y azúcares e ingiere frutas y verduras en abundancia, para asegurarte un buen aporte de vitaminas –sobre todo la C- y fibra.
  • 5. Alimentos ‘amigos’.
  • Según algunos estudios, el brócoli bloquea una enzima que daña el cartílago articular. También es beneficioso el jengibre, que posee efectos antiinflamatorios, al igual que el salmón y el aceite de oliva y el de soja, ricos en Omega 3. Así mismo, toma cítricos, ricos en vitamina C, que ayuda al desarrollo de los cartílagos, y frutos secos, ricos en selenio, vitamina E y ácidos grasos.
  • 6. Practica actividad física de manera regular.
  • Caminar, la bicicleta estática o nadar son actividades que ayudan a aumentar el gasto calórico -y, por tanto, controlar el peso- y a proteger las articulaciones y mitigar los síntomas. Por tanto, es recomendable que practiques deporte de manera regular y que lleves un estilo de vida activo, alejado del sedentarismo.
  • 7. Realiza ejercicios específicos para cada articulación.
  • Pide a tu médico o reumatólogo un programa  personalizado de ejercicios, adaptados a tu tipo de artrosis y a los síntomas que experimentas. Dedica todos los días unos minutos a realizarlos, incluso aunque mejoren los síntomas.
  • 8. Cuando te duela mucho, reposa.
  • Como indica la Sociedad Española de Reumatología (SER), este consejo no se contradice con la recomendación de realizar actividad física: en los momentos de dolor más intenso, el reposo relativo es beneficioso, así como introducir pausas a lo largo de la jornada.
  • 9. Aplícate frío y/o calor.
  • Una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente pueden ayudarte a mitigar el dolor y relajar la musculatura adyacente a la articulación afectada. Si se produce un brote inflamatorio, en cambio, te aliviará colocar sobre ella hielo o paños fríos.
  • 10. Consulta a tu farmacéutico.
  • Acude a tu farmacia para conocer soluciones de movilidad para ayudarte (muñequeras, rodilleras, tobilleras…) o incluso complementos alimenticios con ingredientes como el magnesio o el colágeno para reforzar tus articulaciones.

Fuentes

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.