Garrapata

Diez consejos para prevenir la picadura de la garrapata y evitar la transmisión de enfermedades

Cuando practicamos actividades al aire libre en zonas de riesgo, podemos tomar algunas precauciones que reducirán el riesgo de picadura de garrapata:

  1. Camina por el centro de los senderos.
    Cuando vayas al campo o zonas rurales, evita los paseos entre arbustos o vegetación alta, así como sentarte en zonas con mucha vegetación.
  2. Lleva ropa discreta.
    La ropa llamativa atrae a las garrapatas, por lo que es mejor que no vistas ropa que sea brillante o tenga colores vivos.
  3. Lleva calcetines altos y mangas y pantalones largos.
    Otro truco para evitar que las garrapatas entren en contacto con tu piel es introducir la pernera del pantalón dentro del calcetín o, al menos, aseguramos de que este quede bien cubierto.
  4. Usa calzado cerrado.
    Protegerás tus pies de posibles picaduras.
  5. Aplícate un repelente adecuado.
    Es conveniente que contenga al menos un 20% de DEET (si se aplica sobre la piel) o permetrina (si se aplica sobre la ropa). En ambos casos, sigue las instrucciones del fabricante en su uso y recuerda que el uso de DEET está desaconsejado en menores de seis años y no debe utilizarse en menores de 2 meses.
  6. A la vuelta, revisa tu cuerpo en busca de garrapatas.
    Usa un espejo o pide ayuda a otra persona, si es necesario. Inspecciona también a tus hijos y mascotas.
  7. Dúchate tras cada salida.
    Hazlo tan pronto como sea posible y usa una toalla blanca o de color claro para secarte. Después, lava la ropa a temperatura elevada. Si, a pesar de las precauciones, nos damos cuenta de que hemos recibido la picadura de una garrapata, sigue estas medidas de actuación:
  8. Extrae la garrapata lo antes posible.
    Cuanto más tiempo pasa el insecto dentro del huésped, mayor es la probabilidad de infección. Con ayuda de unas pinzas, agárralo lo más cerca posible de tu piel y tira con suavidad hacia arriba, sin girar las pinzas y sin aplastarlo. No uses remedios caseros ni fuego para separar la garrapata de la piel, porque pueden hacer que se contraiga y te inyecte más sustancia infecciosa.
  9. Una vez fuera de tu piel, no la aplastes.
    Tras extraer la garrapata, en ningún caso la aplastes con los dedos o contra el suelo, sino que debes guardarla en un bote con papel húmedo.
  10. Limpia la zona de la picadura y acude al médico si quedan restos del insecto.
    Lávate exhaustivamente las manos tras limpiar la zona de la picadura. Y si en los siguientes días o semanas aparecen síntomas como dolor, fiebre, rigidez en el cuello, dolor de cabeza o debilidad, busca atención médica y lleva la garrapata guardada en el recipiente a un laboratorio para que la analicen.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

descargar-pdf

Cinfaconsejos picadura de garrapata

Fecha de publicación 16 octubre, 2017

Términos relacionados