Estrés laboral

¿Qué es el tecnoestrés?

Se trata de una nueva clase de estrés relacionada con el uso de las nuevas tecnologías en el entorno laboral, si bien fue en 1984 cuando el psiquiatra norteamericano Craig Brod puso por primera vez el foco en el tecnoestrés.

Este está causado por el desajuste entre la necesidad de usar en el puesto laboral las tecnologías de la información (TIC) y los recursos y habilidades de que dispone la persona para satisfacer esa necesidad, en cuanto al manejo del móvil, el correo electrónico o el uso de ordenadores portátiles o tabletas.

¿Qué tipos de tecnoestrés existen?

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) diferencia tres tipos de tecnoestrés:

  • La tecnoansiedad: el trabajador experimenta altos niveles de activación fisiológica no placentera, así como tensión y malestar por el uso de algún tipo de TIC, lo que le lleva a tener actitudes escépticas respecto al uso de tecnologías y también pensamientos negativos sobre la propia capacidad para manejarlas, llegando incluso a evitarlas.
  • La tecnofatiga: se caracteriza por sentimientos de cansancio y agotamiento mental debido al uso excesivo de las TIC. A veces se complementan con creencias de ineficacia respecto a su uso.
  • La tecnoadicción: un uso compulsivo incontrolable de las TIC, durante largos períodos de tiempo y en cualquier lugar. Los tecnoadictos son aquellas personas que quieren estar al día de los últimos avances tecnológicos y acaban siendo dependientes de la tecnología, que se convierte en el eje sobre el cual estructuran sus vidas.

¿A quién afecta?

A pesar de su reciente aparición, el tecnoestrés es un problema que afecta cada vez a más trabajadores. En España, según un estudio del Observatorio de Prevención de Riesgos Laborales, uno de cada tres (34%) encuestados considera que el uso excesivo de las tecnologías de la información (TIC) en el trabajo le produce problemas o consecuencias negativas.

¿Qué consecuencias tiene para la salud?

La exigencia que actualmente implica para el trabajador el saber manejar las nuevas tecnologías y el estar al tanto de ellas continuamente, fuera incluso del horario laboral, puede dar lugar a que la persona desarrolle actitudes y sentimientos negativos hacia las TIC, así como  síntomas fisiológicos y emocionales típicos del estrés. Estos últimos pueden ser: bajo rendimiento, fatiga visual, posturas inadecuadas, discusiones de pareja o ausencia de tiempo para actividades de ocio y relación social.

Junto a estos problemas también pueden manifestarse otros característicos del tecnoestrés como:

  • Aislamiento social.
  • Ansiedad ante el uso de las nuevas tecnologías.
  • Agotamiento.
  • Excesiva dependencia de las nuevas tecnologías.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

El estrés laboral precisa de unas medidas muy concretas de actuación, relacionadas con las funciones del trabajador, su tipo de trabajo y su forma de afrontarlo. No obstante, podemos recurrir a estas diez claves generales frente al estrés, para ayudarnos a manejar ese sentimiento de angustia y afrontar la vida laboral con una actitud positiva.

Consulta los Cinfaconsejos para combatir el estrés.

El principal objetivo del VII Estudio CinfaSalud: “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés”, elaborado por Laboratorios Cinfa y avalado por la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), es definir el perfil del español más afectado por el estrés, así como profundizar en las causas y factores que generan este trastorno, incidiendo también en aquellos vinculados al puesto de trabajo y al uso de nuevas tecnologías.

Puedes ver aquí un resumen de los datos generales más importantes, pero también detallamos a continuación las conclusiones y gráficos relativos al estrés laboral y al tecnoestrés, ya que las responsabilidades laborales y el entorno de trabajo concretos tienen una gran repercusión en el nivel de estrés de cada persona.

La sobrecarga de trabajo o el jefe, causas de estrés laboral

La investigación revela que seis de cada diez trabajadores españoles (60,3%) –tanto por cuenta ajena como propia- se sienten estresados por la sobrecarga de trabajo, el 27,2%, por la relación con sus jefes o compañeros y uno de cada cuatro (25,1%), por el temor a no estar a la altura de las expectativas. La tensión que supone la atención al público (16,5%) es la cuarta causa de estrés laboral.

El estudio ha permitido detectar diferencias significativas entre trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia en casi todos los factores estudiados. En primer lugar, si bien ambos coinciden en designar la sobrecarga de trabajo como primera causa de estrés, este factor es más relevante para los trabajadores por cuenta ajena. Así mismo, aunque los dos tipos de trabajador indican el temor a no estar a la altura de las expectativas como segunda causa de estrés, este temor es mayor en los autónomos. Por último, mientras que los trabajadores por cuenta ajena señalan la relación con sus superiores como tercera fuente de estrés, los autónomos se sienten más estresados por la ausencia de negocio.

El estrés laboral como causa de enfermedades

El estrés laboral puede llegar a afectar gravemente a las personas que lo sufren. De acuerdo con el estudio, la mitad (49,5%) de los españoles que sufre estrés por su relación con sus superiores desarrolla algún tipo de enfermedad física o problemas psíquicos o emocionales. Además, cuatro de cada diez españoles (41,3%) que sufren estrés por temor a no estar a la altura de las expectativas en el trabajo padecen trastornos emocionales como la ansiedad o la depresión.

Tres de cada diez personas, estresadas por las TIC

También las nuevas tecnologías como el móvil, la tablet, el correo electrónico y las redes sociales se están revelando como una nueva fuente de estrés, hasta el punto de que casi tres de cada diez españoles (28,3%) declaran que aumentan su estrés. En el caso de los jóvenes (entre 18 y 34 años), este porcentaje se eleva al 30,9%.

La principal causa por la que los encuestados afirman que las nuevas tecnologías incrementan su nivel de estrés es la imposibilidad de “desconectar” (68,2%) y, de hecho, casi la mitad de los encuestados que trabajan y se han sentido estresados alguna vez en el último año recibe correos o llamadas fuera de horario laboral (47,4%). Las otras razones por las que las nuevas tecnologías aumentan su nivel de estrés son la necesidad de respuesta inmediata que implican (54,6%) y la adicción o dependencia que generan (33,0%). Cabe destacar que esta última es más alta en las mujeres (36,3%, frente al 26,9% de los hombres) y en los jóvenes.

Puedes descargarte el Dossier de prensa con todos los datos del estudio aquí.

O ver un resumen de los principales datos del Estudio aquí.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Fecha de publicación 1 junio, 2015

Términos relacionados