Esclerodermia

Diez consejos ante la esclerodermia:

  1. Bebe agua de manera frecuente.
    Tomar unos dos litros de agua al día te ayudará no solo a mantener tu cuerpo hidratado, sino también a deglutir mejor los alimentos y a reducir los problemas gastrointestinales habituales de esta enfermedad.
  2. Evita las comidas abundantes.
    Intenta realizar cinco comidas al día y sigue una alimentación saludable y rica en fibra. Destierra de tu dieta las grasas, el chocolate, las bebidas gaseosas o el café, que pueden favorecer la pirosis o sensación de ardor de estómago. Con este objetivo, mastica bien la comida y evita acostarte durante las 2-3 horas después de comer.
  3. Presta atención a la higiene bucal.
    Extrema la limpieza de tu boca y visita periódicamente a tu dentista para prevenir los problemas derivados de las alteraciones que se producen de la saliva y de la boca seca.
  4. Extrema el cuidado de tu piel.
    Hidrátala diariamente y usa diariamiente fotoprotectores o cremas con protección solar para evitar la hiperpigmentación de las zonas afectadas. También debes prestar atención y cuidar las pequeñas heridas que puedan producirse.
  5. Abandona el tabaco.
    Aunque el tabaco es un hábito tóxico en cualquier caso, sé consciente de que la nicotina es especialmente perjudicial si sufres de esclerodermia, ya que aumenta los problemas circulatorios.
  6. Practica ejercicio moderado.
    Realiza deporte de manera habitual para evitar la inmovilidad de tus articulaciones. Los estiramientos musculares y los movimientos suaves te serán muy beneficiosos.
  7. Reduce el estrés.
    Padecer una enfermedad crónica puede ocasionarte tensión y estrés emocional. Intenta practicar técnicas de relajación y compartir tus sentimientos con familiares y amigos para sobrellevar mejor esta situación.
  8. Huye de las bajas temperaturas.
    Mantén tu casa a temperatura constante y, si sales, abrígate y protege tus manos. Reducirás las posibilidades de hinchazón y dolor en tus dedos.
  9. Duerme con la cabeza ligeramente levantada.
    El cansancio continuo es una de las manifestaciones comunes de esta enfermedad. Lleva una vida tranquila y duerme con la cabecera de la cama levantada 15 cm, con el fin de evitar que la presión del cuerpo dificulte tu respiración.
  10. Visita periódicamente a tu médico.
    La esclerodermia no tiene cura pero sus síntomas, variables en cada paciente, son tratables. La medicación prescrita por tu médico puede mejorar tu calidad de vida y prevenir el avance de la enfermedad.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

descargar-pdf

Cinfaconsejos esclerodermia

Fecha de publicación 4 junio, 2018

Términos relacionados