Artrosis

Diez consejos para controlar la artrosis:

Aunque la artrosis no puede curarse, cuidar nuestra forma física, nuestros movimientos y nuestra higiene postural puede ayudarnos a mejorar los síntomas y a mantener una buena calidad de vida:

  1. Evita sobrecargar las articulaciones afectadas.
    No realices movimientos repetitivos con ellas y, cuando camines, usa bastón y evita los terrenos irregulares. Tampoco levantes pesos excesivos, por lo que, a la hora de hacer la compra, no te olvides de llevar tu carrito.
  2. Cuida tu postura.
    Por el día, evita sentarte en sillones o sofás hundidos y usa asientos o sillas con el respaldo recto, sobre todo si trabajas sentado. También debes evitar estar mucho tiempo de pie si padeces artrosis en los miembros inferiores. Durante la noche, duerme en un colchón lo suficientemente duro.
  3. Deja los tacones en el armario.
    Si sufres artrosis lumbar, de caderas o rodillas, es mejor que  evites los tacones altos y, en su lugar, lleves zapato plano o con un ligero tacón, de suela gruesa. También son recomendables las plantillas o taloneras de silicona.
  4. Mantén a raya el sobrepeso.
    La obesidad es uno de los principales factores de riesgo de la artrosis, por lo que debes evitarla, especialmente si padeces esta dolencia en articulaciones de carga como la rodilla, la cadera o  la región lumbar. Para perder peso o mantener el adecuado, come de manera variada y equilibrada, sin abusar de grasas y azúcares e ingiere frutas y verduras en abundancia, para asegurarte un buen aporte de vitaminas –sobre todo la C- y fibra.
  5. Alimentos ‘amigos’.
    Según algunos estudios, el brócoli bloquea una enzima que daña el cartílago articular. También es beneficioso el jengibre, que posee efectos antiinflamatorios, al igual que el salmón y el aceite de oliva y el de soja, ricos en Omega 3. Así mismo, toma cítricos, ricos en vitamina C, que ayuda al desarrollo de los cartílagos, y frutos secos, ricos en selenio, vitamina E y ácidos grasos.
  6. Practica actividad física de manera regular.
    Caminar, la bicicleta estática o nadar son actividades que ayudan a aumentar el gasto calórico -y, por tanto, controlar el peso- y a proteger las articulaciones y mitigar los síntomas. Por tanto, es recomendable que practiques deporte de manera regular y que lleves un estilo de vida activo, alejado del sedentarismo.
  7. Realiza ejercicios específicos para cada articulación.
    Pide a tu médico o reumatólogo un programa  personalizado de ejercicios, adaptados a tu tipo de artrosis y a los síntomas que experimentas. Dedica todos los días unos minutos a realizarlos, incluso aunque mejoren los síntomas.
  8. Cuando te duela mucho, reposa.
    Como indica la Sociedad Española de Reumatología (SER), este consejo no se contradice con la recomendación de realizar actividad física: en los momentos de dolor más intenso, el reposo relativo es beneficioso, así como introducir pausas a lo largo de la jornada.
  9. Aplícate frío y/o calor.
    Una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente pueden ayudarte a mitigar el dolor y relajar la musculatura adyacente a la articulación afectada. Si se produce un brote inflamatorio, en cambio, te aliviará colocar sobre ella hielo o paños fríos.
  10. Consulta a tu farmacéutico.
    Acude a tu farmacia para conocer soluciones de movilidad para ayudarte (muñequeras, rodilleras, tobilleras…) o incluso complementos alimenticios con ingredientes como el magnesio o el colágeno para reforzar tus articulaciones.

 

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

descargar-pdf

Cinfaconsejos para la artrosis

Fecha de publicación 4 octubre, 2016