Insomnio

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es el trastorno de sueño que consiste en la incapacidad o dificultad para dormir, de manera que produce cansancio y afecta a la vida diaria de las personas que lo padecen. Se trata de un problema muy habitual entre la población, siendo más frecuente en mujeres, ancianos y personas con problemas psicológicos como ansiedad y depresión. En la actualidad, uno de cada cinco españoles padece insomnio transitorio, según la Sociedad Española de Sueño (SES).

¿Cuáles son las causas del insomnio?

Existen múltiples causas de insomnio:

  • Las más frecuentes son las alteraciones emocionales y aquellas situaciones que se acompañan de intensa ansiedad, preocupación, tensión psíquica, angustia, miedo o tristeza y que pueden afectar a la persona. Estos insomnios tienden a cronificarse.
  • En segundo lugar, están las causas médicas: enfermedades o problemas físicos que pueden perjudicar el sueño por no permitir la relajación previa al momento de dormirse, por interrumpir el sueño durante la noche, producir dolor o sensaciones molestas como picores, escozor, etc. Aquí se incluyen también las enfermedades psiquiátricas (ansiedad, depresión, esquizofrenia, etc.), así como otras enfermedades del sueño que contribuyen a dormir menos o peor (síndrome de piernas inquietas, síndrome de apnea del sueño, parasomnias, etc.).
  • También existen causas externas, que suelen implicar factores ambientales que influyen de modo negativo sobre el sueño: malos hábitos de sueño, uso y abuso de sustancias y medicamentos, trabajo por turnos o viajes frecuentes.
  • Además, hay insomnios relacionados con la toma de sustancias. Los estimulantes (café, refrescos de cola, chocolate, etc.) tomados por la tarde-noche pueden producir insomnio de conciliación. El alcohol produce alteraciones del sueño con insomnio de mantenimiento (frecuentes despertares) y sueño superficial. Y la toma de estimulantes o el abuso de sustancias tranquilizantes puede provocar insomnio también como efecto de la abstinencia de esas sustancias.

Según todas estas causas y la duración en el tiempo del insomnio, podemos hablar de:

  • Insomnio transitorio: dura menos de una semana. Es el más frecuente entre la población, ya que lo padece uno de cada cinco españoles. Asociado a periodos de estrés (causas medioambientales, cambios bruscos de horario, estrés físico ocasional, causas emocionales…).
  • Insomnio de corta duración o agudo: dura de 1 a 4 semanas y su causa es el estrés.
  • Insomnio crónico: dura más de 4 semanas y las causas pueden ser médicas, psíquicas o no haberlas.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

El insomnio puede producir graves alteraciones en la vida cotidiana y la salud de muchas personas afectando a su calidad de vida y su entorno familiar y laboral. Las manifestaciones más habituales de este trastorno del sueño, vinculadas todas ellas a la falta de descanso adecuado, son:

  • Disminución de la concentración.
  • Falta de energía física y fatiga.
  • Alteraciones del comportamiento y de las emociones e irritabilidad.

¿Qué tipos de insomnio existen?

Se distinguen diferentes tipos de insomnio:

  • Insomnio de conciliación: relacionado con la dificultad para conciliar el sueño en menos de 30 minutos. Frecuente en jóvenes y asociado a consumo de drogas, problemas psiquiátricos, ansiedad, etc.
  • Insomnio de mantenimiento: relacionado con problemas para mantener el sueño, produciéndose frecuentes interrupciones y despertares nocturnos de más de 30 minutos de duración. Se asocia problemas psíquicos y es frecuente en ancianos.
  • Despertar precoz: el último despertar se produce como mínimo 2 horas antes de lo habitual para el paciente.

Además, en función de su severidad podemos hablar de:

  • Insomnio leve o ligero: sucede casi cada noche. Existe un deterioro mínimo de la calidad de vida. Insomnio moderado: cada noche. Moderado deterioro de calidad de vida. Se acompaña de fatiga e irritabilidad.
  • Insomnio severo: cada noche. Gran deterioro de calidad de vida y que afecta a la esfera emocional, familiar y laboral.

La mayoría de los casos de insomnio tiene un inicio agudo, coincidiendo con situaciones de estrés, y tienden a cronificarse en numerosos casos debido a malos hábitos de sueño o temores psicológicos (a no dormirse) desarrollados por el episodio de insomnio.

Nuestros expertos respondenMostrando 1 respuestas de Nuestros Expertos en "Insomnio"

¿Hay algún truco o consejo para volver a conciliar el sueño si me despierto en mitad de la noche?

Si han transcurrido veinte minutos desde que estás en la cama y no te has dormido, no te quedes dando vueltas, levántate y haz algo relajante, como leer un libro o escuchar música que no sea demasiado estimulante. Obsesionarse con volver a dormirse solo impide conciliar el sueño de nuevo. También es importante, si te despiertas durante la madrugada, no mirar el reloj, para evitar ponerte nervioso o nerviosa de manera innecesaria.

Fuentes

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.