Atragantamiento

Desde el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra explican qué ocurre cuando alguien se atraganta y los pasos a seguir en función de si es un bebé, un niño o una persona adulta quien se encuentra en esa situación.

¿Qué es un atragantamiento?

Hablamos de un atragantamiento cuando un alimento o cuerpo extraño obstruye nuestras vías aéreas. Este puede ser de dos tipos:

  • Obstrucción o atragantamiento leve: cuando hay movimiento de aire, y el paciente puede hablar, toser y respirar.
  • Obstrucción o atragantamiento grave: cuando el afectado es incapaz de hablar y respirar; no hay tos o es ineficaz; si hay respiración, es sibilante; se produce cianosis (color azulado) en uñas, labios y lengua; o se presenta bajo nivel de consciencia. Si la falta de oxígeno dura 3-4 minutos y no se actúa, puede desencadenar inconsciencia, parada cardiorrespiratoria e incluso la muerte.

¿Cómo se produce?

Los atragantamientos ocurren normalmente mientras la persona está comiendo o bebiendo. Su incidencia es mayor en la infancia (lactantes y niños), cuando también pueden producirse porque los menores ingieran pequeñas piezas de juguetes u otros objetos.

¿Qué puede causar un atragantamiento?

En el caso de un lactante, puede darse por aspiración del vómito por las vías aéreas.

En la infancia, suele deberse a juegos habituales con piezas pequeñas y su tendencia, por curiosidad, a llevárselas a la boca. Debido al mecanismo de deglución inmaduro, el atragantamiento es un accidente doméstico frecuente en menores de tres años. De estos casos, el 90% se produce por la ingesta de frutos secos.

En los adultos, su frecuencia aumenta en casos de disminución de conciencia o de problemas neurológicos.

¿Cómo prevenirlo?

Algunas medidas pueden ayudarnos a evitar los atragantamientos:

  • En lactantes y niños: es fundamental enseñarles a comer correctamente. Deben estar sentados, llevarse trozos pequeños a la boca, no tragar deprisa y masticar bien.Así mismo, evitaremos que el niño corra, camine, juegue o se tumbe con trozos de comida en la boca. Cuando seamos nosotros los que estemos alimentando a un bebé, no debemos aprovechar la apertura de la boca por el llanto para introducir comida. Debemos vigilar al niño mientras come y no permitir  que los hermanos mayores le den juguetes o alimentos.Se recomienda no dar frutos secos a menores de 3 años y tener especial cuidado con alimentos esféricos y duros como aceitunas, uvas…Por último, hay que vigilar que el niño juegue con objetos pequeños como botones, joyas, canicas, pinzas de chupete, monedas, globos de látex, tapas de lapiceros…, o con otros que puedan desprenderse en fragmentos, así como respetar la edad recomendada por el fabricante para la utilización de los juguetes.
  • En adultos: debemos masticar bien los alimentos, sobre todo los trozos de carne, cortándolos en trozos pequeños, y comer conscientemente y sin excesivas distracciones, de manera especial si llevamos prótesis dental. Hay que tener cuidado al reírse, hablar animadamente o discutir mientras se mastica y se traga.Además, se desaconseja consumir alcohol en exceso antes y durante las comidas.Extremaremos las precauciones al consumir ciertos alimentos: caramelos y dulces de forma esférica, legumbres, palomitas de maíz, migas de pan, huesos de frutas, aceitunas, espinas de pescado, frutos secos, salchichas, chicle, zanahoria cruda, uvas, trozos de carne, queso…También hay que prestar especial atención al hábito de sujetar e introducir objetos en la boca, como palillos, capuchones de bolígrafos, tornillos…

Otra medida de prevención general consiste en fomentar la educación sanitaria a toda la población, para que sepa actuar correctamente ante un atragantamiento.

¿Qué signos pueden alertarnos de un atragantamiento?

Debemos estar al tanto cuando una persona empieza a toser, se lleva las manos al cuello, o si no puede hablar. En ocasiones, también puede observarse lo que se conoce como tiraje supraclavicular e intercostal, es decir, cuando los músculos tiran hacia adentro.

Si estas situaciones ocurren, además, mientras el afectado está comiendo o bebiendo o, en el caso de los niños, mientras interactúan con juguetes de piezas pequeñas, podemos pensar en un atragantamiento.

¿Cómo debemos actuar ante un atragantamiento?

1. La primera medida en un atragantamiento leve será animar a la víctima a toser, puesto que la tos genera presiones altas y sostenidas en la vía aérea, que pueden ayudarle a expulsar el cuerpo extraño.

2. Si con esta medida no se resuelve el atragantamiento, deberemos proceder a realizarle la conocida como Maniobra de Heimlich, que se lleva a cabo de manera distinta en bebés, niños y adultos, y podemos poner en práctica siguiendo los pasos de este esquema:

3. En el caso extremo de que la persona llegue a quedar inconsciente, la colocaremos con cuidado sobre el suelo o una superficie plana y dura, llamaremos al 112 para solicitar ayuda de emergencias, e iniciaremos la reanimación cardiopulmonar, alternando ventilaciones y compresiones torácicas.Durante este proceso, continuaremos revisando la boca de la víctima por si el cuerpo extraño saliese. Sólo si este se hace visible, introduciremos los dedos para extraerlo; nunca lo haremos a ciegas. A veces, la víctima logra expulsar el cuerpo extraño y, en otras ocasiones, este se desplaza hacia un bronquio, situación que exige su traslado al hospital.También podemos conocer el procedimiento de actuación ante atragantamientos de niños en el siguiente vídeo de la Organización Colegial de Enfermería.

Autoras

Este contenido ha sido elaborado por Mª Soledad Villabona Irigoyen, Jaione Aramburu Gonzalo, y Beatriz Ágreda Lizáldez, enfermeras del Consejo Sanitario (Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea) y colaboradoras del blog “Palabra de enfermera”.

Fuentes

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Contenido creado por CinfaSalud Equipo Médico