Orzuelos

¿Se pueden prevenir los orzuelos?

De la mano del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) analizamos qué son los orzuelos, sus síntomas, causas, tratamiento y medidas para su prevención.

¿Qué son los orzuelos?

Lo orzuelos son pequeños granos o bultitos que aparecen en el margen palpebral del ojo como consecuencia de una infección bacteriana en las glándulas de los párpados. Esta suele estar producida, generalmente, por el microorganismo Staphylococcus aureus.

¿A quién afectan?

Los orzuelos son muy comunes y pueden afectar a cualquier persona, aunque hay un pico de incidencia en la infancia y la adolescencia. Los adultos pueden tenerlos ocasionalmente o ser propensos a desarrollarlos, sobre todo en épocas de estrés físico o mental y de cambios hormonales.

¿Cuáles son sus causas?

Los orzuelos pueden originarse de forma espontánea o bien estar relacionados con una mala higiene de los párpados, una alteración subyacente o una infección sistémica.
Estas son algunas de las patologías comúnmente asociadas a los orzuelos:

  • Blefaritis: inflamación del borde del párpado.
  • Triquiasis: alteración en la dirección de crecimiento de las pestañas.
  • Enfermedades cutáneas: como el acné o la rosácea.

¿Qué síntomas producen los orzuelos?

Los orzuelos se manifiestan en forma de forúnculo enrojecido y doloroso en la cara externa o interna del borde del párpado, resultando especialmente incómodos en este segundo caso.

Su presentación es repentina y ocasiona molestias intensas que desaparecen a los pocos días, lo que ofrece una primera pista para diferenciarlos de otros problemas de apariencia similar, como los tumores palpebrales. Generalmente, estos tienen una evolución más lenta y crecen poco a poco, además de ser más silentes y no producir dolor en muchos casos.

¿Cuál es su tratamiento?

Los orzuelos suelen drenar de manera espontánea al cabo de una o dos semanas y para facilitar el proceso se recomienda:

  • Aplicar calor húmedo con una compresa tibia, gasa, toallita, bolsita de té, etc.
  • Masajear suavemente los párpados.
  • Mantener una buena higiene palpebral.
  • Dejar de maquillarse y de utilizar lentes de contacto para que la infección no se propague a otras zonas del ojo que están sanas.
  • En aquellas ocasiones en las que se requiere la ayuda de tratamiento médico para curar la infección, el especialista puede prescribir el uso de pomadas antibióticas y con esteroides.

¿Cuáles son sus complicaciones?

Los orzuelos no son graves, pero existen casos severos y resistentes que no se resuelven y se cronifican, llegando a enquistarse. Esto da lugar a lo que se conoce como chalazión, que puede hacer necesario el tratamiento mediante una inyección de un medicamento antiinflamatorio potente o una intervención quirúrgica para drenarlo.

¿Se pueden prevenir los orzuelos?

No siempre se puede prevenir los orzuelos, aunque ser cuidadosos con la higiene palpebral es una buena medida para reducir el riesgo de que aparezcan, sobre todo en personas con blefaritis o que padecen orzuelos recurrentes.

7 Consejos de salud ocular frente a los orzuelos:

  • 1. Limpia tus párpados.
  • Seguir una buena higiene palpebral es importante para eliminar el exceso de bacterias de los bordes de los párpados. Para ello, no olvides lavar regularmente la raíz de las pestañas con solución jabonosa y/o usar toallitas específicas, además de aplicar compresas calientes y masajear la zona, especialmente si eres propenso a tener orzuelos.
  • 2. Evita riesgos al maquillarte.
  • Prescinde del maquillaje de ojos si tienes un orzuelo y, a modo de prevención, utiliza productos de calidad (preferiblemente hipoalergénicos) y evita compartirlos con familiares o amistades para minimizar el riesgo de infección.
  • 3. Mantén hábitos saludables para tus ojos.
  • Aunque notes que te molestan o te escuecen, no te toques los ojos, ya que muchas veces las manos no están suficientemente limpias. Resiste el impulso de frotártelos (un gesto muy habitual y perjudicial para la salud ocular), así como de apretar el orzuelo para que drene, ya que el proceso debe seguir su evolución.
  • 4. Ten cuidado con los remedios caseros.
  • Infusiones, aloe vera, un anillo de oro, una rodaja de patata, huevo duro hervido, jugo de ajo… Existen muchos remedios naturales y caseros que se supone que alivian un orzuelo, pero no hay estudios ni evidencias científicas que los avalen. Algunas de estas “curas” pueden ser contraproducentes, mientras que otras se basan en el principio de aplicar calor para favorecer la dilatación de las glándulas de los párpados y, con ello, su drenaje.
  • 5. Descansa de las lentes de contacto.
  • Tan pronto como detectes que tienes un orzuelo, deja de utilizar tus lentillas y, ante la duda de que hayan estado en contacto con la infección, deséchalas (no es suficiente con lavarlas) y reemplázalas por un nuevo par cuando el problema se haya eliminado por completo.
  • 6. No te automediques.
  • El uso de fármacos no siempre es necesario para curar un orzuelo, y en caso de tener que recurrir a antiobióticos o corticoides, deben estar indicados y supervisados por el oftalmólogo.
  • 7. Acude al oftalmólogo.
  • Consulta con el especialista, sobre todo si tienes un orzuelo que no mejora aplicando calor y masaje palpebral en casa y si notas que se convierte en una lesión crónica que va aumentando de tamaño. No banalices ni dejes pasar el problema y confirma el diagnóstico.

Fuentes

  • Instituto de Microcirugía Ocular (IMO). Artículo elaborado por los doctores Ramón Medel, Juan Carlos Sánchez y Luz María Vásquez, especialistas de los departamentos de oculoplástica y estética y rejuvenecimiento oculofacial de IMO.

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Contenido creado por CinfaSalud Equipo Médico