Cataratas

¿Qué son las cataratas?

De la mano del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) analizamos qué son las cataratas, sus síntomas, causas, tratamiento y medidas para su prevención.

¿Qué es la catarata y a quién afecta?

La catarata es una patología que consiste en la pérdida de transparencia del cristalino, la lente natural del ojo ya través de la cual pasan los rayos de luz hasta la retina y se forman las imágenes. Por esta razón, a medida que el cristalino se vuelve opaco, el paciente experimenta una pérdida progresiva de visión.

Esta enfermedad representa la primera causa de ceguera en el mundo y su aumento es progresivo, debido a la mayor longevidad y al envejecimiento de la población.De hecho, las cataratas afectan a más de la mitad de los mayores de 65 años en el mundo.

¿Cuáles son sus causas?

El envejecimiento es la principal causa de esta enfermedad, fruto del proceso degenerativo natural del ojo. Este se activa, generalmente, a partir de los 40 años y hace que el cristalino sea cada vez menos transparente.

Asímismo, existen otros factores ajenos a la edad que pueden provocar una catarata:

  • Traumatismos.
  • Otros problemas oculares (por ejemplo, alta miopía).
  • Patologías del organismo (como diabetes).
  • Consumo de ciertos fármacos (corticoides).
  • Condicionantes genéticos: cuando la patología es hereditaria, hablamos de una catarata congénita, que se presenta de nacimiento y, aunque es poco frecuente, puede amenazar de forma grave la visión del niño.

¿Qué síntomas tiene la catarata?

Según el tamaño, la localización y velocidad de evolución de la catarata, esta puede pasardesapercibida, aunque la pérdida de seguridad al andar o bajar las escaleras debe despertar las primeras sospechas por parte del afectado y de su entorno.

La visión borrosa o “ver nublado”, incluso “ver doble” es una sensación común entre quienes padecen esta patología. Además, otros síntomas habituales son:

  • Fotofobia o deslumbramiento: la luz resulta muy molesta.
  • Empeoramiento de la visión en los días soleados.
  • Dificultad para conducir de noche.
  • Disminución de la sensibilidad a los colores, los contrastes, los relieves, la profundidad…
  • Aumento de la miopía (visión lejana poco nítida) a partir de los 50 años: también es señal de una posible catarata.
  • En algunos casos,problemas para leer letras pequeñas (prospecto de un medicamento, tique de la compra, móvil…),o el fenómeno contrario; algunos pacientes parecen recuperar visión y dejan de necesitar gafas de cerca. Esto se debe a los cambios que provoca la catarata sobre el cristalino y que lo convierten en una especie de “lente de aumento”.

¿Cuál es su tratamiento?

La única manera de eliminar la catarata es a través de una operación, siendo la técnica más habitual la facoemulsificación. Esta consiste en deshacer la catarata y aspirarla, bien sea a través del método convencional por ultrasonidos o con el nuevo láser de femtosegundo, que también se utiliza para la cirugía refractiva o los trasplantes de córnea.

Desde 2012, este láser se aplica de forma pionera en la intervención de cataratas y es uno de los más precisos que existen en la actualidad, por ello, resulta especialmente útil para tratar casos complejos, como congénitos o postraumáticos, al aportar una gran exactitud y estandarizar todavía más el procedimiento.

La intervención es breve, indolora y de rápida recuperación, aunque debe ser realizada por manos expertas y con estrictas medidas de seguridad para garantizar unos resultados óptimos. Las complicaciones de una mala práctica son la principal causa de opacidades de la córnea, glaucoma y desprendimiento de retina, entre otros problemas.

¿Cuándo debe operarse la catarata?

La cirugía es una opción indicada,sobre todo,en tres casos principales:

  • Si la catarata produce una subida de la presión intraocular.
  • Si provoca uveítis (inflamación de la membrana úvea del ojo).
  • Si impide la realización de actividades cotidianas.

Hoy en día, más de 400.000 personas se operan al año en España de catarata y se trata del procedimiento quirúrgico más practicado en nuestro país. Gracias a los avances técnicos, la operación puede realizarse de forma cada vez más precoz, con excelentes resultados y posibilidades de recuperar hasta el 100% de la visión potencial con las condiciones adecuadas.

¿Se puede prevenir la catarata?

La catarata no se puede evitar, pero sí que se puede detectar y tratar precozmente antes de que siga evolucionando y merme considerablemente la visión y la calidad de vida del paciente, de forma que se puede llegar a reducir hasta un 30% el riesgo de caídas, por ejemplo. De ahí la importancia de las revisiones oculares periódicas, sobre todo si se han alcanzado los 60 años de edad o se tienen factores de riesgo, como antecedentes familiares, diabetes o determinadas lesiones o intervenciones oculares.

5 consejos para prevenir la aparición de cataratas y apostar por una visión saludable

  • 1. Estate alerta ante la aparición de cualquier síntoma. 
  • La visión borrosa, “ver nublado”, la visión doble, el deslumbramiento o la mala conducción nocturna pueden ser motivados por la aparición de cataratas, por lo que si notas alguno de estos signos, acude a tu oftalmólogo.
  • 2. Protege tus ojos de la radiación solar. 
  • El efecto acumulativo de una exposición prolongada al sol puede favorecer la aceleración de patologías degenerativas como las cataratas. Por eso es importante que uses gafas de sol de manera habitual, sobre todo en verano, cuando los efectos del sol pueden ser más dañinos, pero también el resto del año -aunque los días sean nublados-, ya que la radiación sigue penetrando.  Asegúrate de que son gafas de sol homologadas y con cristales que cuenten con filtros frente a la radiación ultravioleta.
  • 3. No te olvides de las revisiones periódicas.
  • A partir de los 40 años se recomiendan revisiones oculares bienales a toda la población, pero, sobre todo, si tienes más de 60 años o factores de riesgo, acude una vez al año al especialista para que te realice una revisión completa, con el fin de detectar una posible catarata a tiempo y poder tratarla, así como otras patologías habituales en la madurez, como el glaucoma o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).
  • 4. Sigue hábitos saludables. 
  • Una buena salud del organismo también repercute en una buena salud ocular, especialmente dado que la catarata es una patología ligada al envejecimiento que puede verse propiciada por enfermedades sistémicas como la diabetes. Así pues, es aconsejable no fumar, realizar ejercicio físico moderado y mantener una alimentación equilibrada, rica en vitaminas  y antioxidantes. Por ejemplo, las zanahorias, espárragos, nectarinas o albaricoques contienen vitamina A, muy beneficiosa para la vista.
  • 5. En caso de aparición de cataratas, sigue las recomendaciones de tu médico. 
  • El especialista en cataratas te aconsejará, en caso de ser necesario, sobre la técnica y el momento de la intervención más adecuados para mantener tu calidad de vida.

Fuentes

Instituto de Microcirugía Ocular (IMO). Artículo elaborado por el Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva de IMO, formado por los doctores Miriam Barbany, Daniel Elies, Óscar Gris, Mercè Morral e Isabel Nieto, con la coordinación del Dr. José Luis Güell.

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Contenido creado por