Candidiasis

10 consejos para prevenir la candidiasis

Se pueden prevenir infecciones vulvovaginales como la candidiasis con unas pautas de higiene adecuadas y una alimentación saludable:

  1. Mantén tu área genital limpia y seca. Mejor lava y limpia esta zona del cuerpo con agua y soluciones de higiene íntima de PH neutro; a la hora de miccionar, debes limpiarte de adelante hacia atrás, para evitar diseminar bacterias de las heces hacia la zona de la vulva; y, en general, no te apliques aerosoles, fragancias o polvos de higiene fe­menina.
  2. No tomes duchas vaginales. Aunque muchas mujeres se sienten más limpias si toman duchas vaginales después de la menstruación o las relaciones sexuales, estas pueden eliminar las bacterias beneficiosas que recubren la vagina y que se encuentran allí para protegerla contra los hongos que producen la candidiadis.
  3. No utilices ropa demasiado ajustada. Unos pantalones demasiado ceñidos pueden llegar a causarte irritación. Por otra parte, recurre a la ropa interior de algodón y a los pantis o medias con entrepierna también algodón. Es mejor que evites la ropa interior de seda o nailon, ya que estos tejidos pueden incrementar la sudoración en el área genital y ocasionar irritación.
  4.  No lleves nunca prendas húmedas. Después de practicar la natación, darte un baño o hacer cualquier tipo de ejercicio en que se haya producido sudoración, ponte cuanto antes ropa interior limpia y seca y prendas de vestir holgadas. Lava la ropa húmeda o mojada cada vez que la uses.
  5. Mejor, una compresa. Durante el ciclo menstrual, es preferible que uses compresas a tampones y que las cambies con frecuencia. No se recomienda el uso continuado de protectores –también conocidos como salvaslips-.
  6. Usa preservativos cuando mantengas relaciones sexuales. Aunque la candidiasis no es una infección de transmisión sexual, sí está relacionada con una actividad sexual frecuente. Evitarás contraer o diseminar infecciones si usas preservativos. Si tienes la enfermedad, es mejor que no mantengas relaciones durante la fase aguda.
  7.  Cuida tu alimentación. Si tu dieta es excesivamente rica en hidratos de carbono, intenta reducirlos a los niveles normales (45-60%), pues el exceso de carbohidratos favorece el crecimiento de bacterias patógenas en el tracto intestinal y urinario. Si tienes diabetes, controla también tus niveles de azúcar en sangre. Por último, reduce, dentro de lo posible, la ingesta de grasas, sobre todo, saturadas y procura comer yogures varias veces a la semana porque son ricos en lactobacilos.
  8. Consulta a tu ginecólogo. Si notas alguno de los síntomas de la candidiasis, consulta a tu ginecólogo para que te realice una exploración y diagnostique si padeces la infección o no, y establezca el consiguiente tratamiento.
  9.  Cumple el tratamiento indicado. Nunca te automediques aunque creas que sufres la infección, sino que debes seguir el tratamiento establecido por el ginecólogo, sin interrumpirlo ni acabarlo antes de tiempo.
  10.  Recurre a los probióticos. Sobre todo durante y después de haber tomado antibióticos, los probióticos pueden ser una alternativa terapéutica a tener en cuenta para prevenir este tipo de infecciones, ya que te ayudan a mantener la flora vaginal.

 

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

descargar-pdf

Fecha de publicación 22 febrero, 2016