Estudio CinfaSalud sobre el estrés

Analizamos cómo afecta el estrés a los españoles

27 septiembre, 2017

VII Estudio CinfaSalud: “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés”

Más de 3.000 mujeres y hombres de nuestro país han participado, a través de un cuestionario online autoadministrado, en el VII Estudio CinfaSalud: “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés”. Elaborado por Cinfa, cuenta con el aval de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

Sexo, edad y ocupación de los más estresados

Nueve de cada diez españoles (96,0%) han sentido estrés en el último año y cuatro de cada diez (42,1%), lo han hecho de manera frecuente o continuada, porcentaje que equivale a casi 12 millones y medio de españoles (12.413.000). Por sexos, la mujer percibe en general un mayor nivel de estrés que el hombre, pues una de cada dos (48,7%) declara sentirse estresada frecuente o continuamente, frente a uno de cada tres hombres (31,5%). Por edades, los menores de 45 años presentan un mayor grado de estrés y en cuanto a ocupación, los estudiantes son quienes más indican sufrir estrés de manera frecuente o continua (55,6%), seguidos de las personas en busca de su primer empleo (50,7%), y en tercer lugar, de los trabajadores tanto por cuenta ajena como propia (41,4% en ambos casos).

El exceso de actividad y la falta de descanso nos estresan

De acuerdo con el VII Estudio CinfaSalud, el exceso de actividad o la falta de tiempo (50,9%) y los problemas de cansancio y sueño (46,2%) son las causas más frecuentes de estrés entre la población española.  Además, dentro de los factores de ‘gran importancia’, la enfermedad propia o de un familiar (41,4%) constituye la causa de estrés más frecuente, mientras que los problemas laborales (43,2%) son los que más a menudo estresan dentro de los catalogados como factores de estrés crónico.

Amigos y deporte, antiestrés

Según el estudio, las medidas para evitar o aliviar el estrés a las que más a menudo recurren los encuestados son conversar con los amigos o con la familia (43,9%), aceptar la causa del estrés e intentar que no les afecte tanto (40,0%) y practicar deporte (38,1%). Por sexos, las mujeres recurren más a los apoyos sociales del entorno y los hombres priorizan en ejercicio físico. Cabe destacar que solo el 4,4% de encuestados recurre a ayuda profesional.

Gráfico sobre las medidas que tomas para gestionar el estrés.
Gráfico sobre los principales síntomas del estrés.

Irritabilidad, ansiedad e insomnio, principales síntomas

Como revela la investigación de Cinfa, los síntomas que más a menudo afectan a los españoles que sufren estrés son la irritabilidad (46,8%), la ansiedad (39,5%) y el insomnio (38,0%), seguidos de los dolores de cabeza y musculares (32,2%) y la fatiga física (29,9%).

Del estrés, a problemas emocionales y de concentración

Por otra parte, más de la mitad (53,5%) de los españoles que sufren estrés de manera frecuente o crónica declara haber sufrido algún perjuicio grave por culpa de este. En concreto, la mitad (53,3%) ha acabado desarrollando una enfermedad física o problemas emocionales como ansiedad o depresión, cuatro de cada diez encuestados (38,6%) afirman que el estrés frecuente o continuo les genera problemas de concentración y rendimiento, el 4,6% asegura que le ha hecho perder a sus amigos y el 4,3%, que le ha llevado a renunciar a su empleo. Por último, el 1,7% declara que el estrés ha sido motivo de divorcio o separación y el 1,5%, de despido laboral.

Tratamiento

Según el VII Estudio CinfaSalud, cuatro de cada diez españoles que se han sentido estresados alguna vez en el último año (41,7%) declaran haber tomado algún producto o medicación para combatirlo. En concreto, el 16,4% consume fármacos bajo prescripción médica, mientras que un 3,1% declara automedicarse con ansiolíticos, relajantes, antidepresivos o somníferos. Además, el 23,0% toma infusiones, complementos o productos similares por su cuenta y un 6,4%, asesorado por su farmacéutico.

Fuentes

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.