Agujetas

¿A qué se deben las agujetas?

De la mano del doctor Pedro Manonelles, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED-FEMEDE), analizamos qué son las agujetas, sus causas y síntomas, así como las medidas para prevenirlas y su posible tratamiento.

¿Qué son las agujetas?

Las agujetas son el término coloquial de un problema que aparece en el deportista y que consiste en una sensación de incomodidad o dolor en los músculos esqueléticos tras realizar una actividad física, normalmente cuando no se está acostumbrado.

Este cuadro es una entidad clínica ampliamente reconocida y denominada dolor muscular de origen tardío, que en inglés se denomina D.O.M.S. (Delayed Onset Muscular Soreness).

¿A quién afectan?

Las agujetas afectan a casi todas las personas a lo largo de su vida y suceden cuando se inicia o continúa una actividad física. La incidencia real de esta molestia, puesto que no se trata de una lesión, es desconocida porque no suele requerir consulta médica.

¿Cuáles son sus causas?

La causa de las agujetas es el sobreuso del músculo, es decir, el aumento del trabajo muscular. Este sobreuso se produce muy característicamente cuando una persona empieza a hacer deporte o actividad física (en cualquier trabajo físico), o bien, cuando reinicia esta actividad después de un periodo de descanso largo. También pueden aparecer en una persona entrenada si aumenta o varía considerablemente su trabajo habitual.

Los mecanismos íntimos que provocan el dolor de las agujetas no están totalmente claros. Actualmente hay evidencias de que el dolor está relacionado con el desarrollo de series de fuerza máxima y aparece, sobre todo, en la musculatura que no está especializada para ese ejercicio o movimiento en particular. También se sabe que las agujetas aparecen en las contracciones de tipo excéntrico, aquellas en las que el músculo es alargado.

¿Qué síntomas tienen?

La manifestación clínica que define las agujetas se centra en:

  • Dolor muscular: aparece en un músculo deshabituado, especialmente después de realizar contracciones excéntricas. Este, al menos las primeras 24-72 horas, puede ser muy intenso e incapacitante y alcanza su pico máximo en el segundo día, hasta desaparecer completamente transcurridos 5-7 días.
    Si se explora el músculo afectado, el dolor se localiza en las partes distales, es decir, allí donde se encuentra la unión del músculo con el tendón, que es el lugar donde hay más receptores de la sensación dolorosa. En las agujetas severas, que producen un dolor especialmente intenso, este afecta prácticamente a todo el músculo, que se encuentra tenso y tumefacto.
    En relación al dolor, cuando una persona sufre agujetas, suele describir además:
  • Disminución del rango de movimiento y de la fuerza en la zona afectada: especialmente hasta el tercer día desde el inicio de los síntomas.
  • Sensación de rigidez.
  • Hinchazón.
  • Espasmo.
  • Hipersensibilidad de la musculatura afectada (especialmente después de la palpación o del movimiento).

Todos estos síntomas comunes rara vez requieren atención médica y se recuperan rápidamente sin secuelas.

¿Cómo tratar las agujetas?

Las agujetas son molestias inherentes a la práctica deportiva y se considera que es un “peaje” que el deportista debe pagar, necesariamente, al iniciar el entrenamiento.
La mejor forma de tratarlas es proseguir la actividad deportiva, aunque suele ser necesario reducir la intensidad y duración los primeros 2 o 3 días del cuadro. Si el dolor es especialmente intenso e incapacitante, se recomienda realizar reposo deportivo durante 24-48 horas.

Además, para aliviar las molestias se puede recurrir a terapia física, como el masaje de descarga y los estiramientos suaves o, si el dolor es muy intenso, a analgésicos aunque ninguna de estas medidas es imprescindible para la solución del cuadro clínico.

¿Pueden ocasionar complicaciones?

Las agujetas no suelen presentar complicaciones, aunque si el dolor es muy intenso o persiste más de 72 horas sin tendencia a disminuir, el médico deberá valorar el cuadro para descartar que exista una patología.

El deportista debe saber también que si realiza un entrenamiento de alta intensidad o duración cuando está padeciendo agujetas, existe la posibilidad de provocar una lesión muscular. No obstante, hay que saber que cuando las agujetas son muy intensas, es muy difícil entrenar intensamente.

¿Cuáles son sus claves de prevención ante las agujetas?

No existen medidas preventivas que eviten la aparición de las molestas agujetas, pero sí se recomienda seguir unas normas generales de entrenamiento:

  • Realizar una actividad acorde a las posibilidades del momento.
  • Llevar a cabo una progresión lógica de la carga y volumen de entrenamiento.
  • Comer e hidratarse adecuadamente.
  • No olvidarse de un calentamiento previo, así como de un programa de estiramientos después del entrenamiento.
  • Tomar periodos de descanso entre entrenamientos y dentro del propio entrenamiento.
  • Evitar cambios bruscos en la forma de entrenar.
  • Cuidar la musculatura: los masajes de descarga y descontracturantes, y los estiramientos pueden ayudar a disminuir los problemas relacionados con el entrenamiento.
  • Consultar con el médico del deporte si la duración de las agujetas es superior a 7 días o si la intensidad del dolor impide realizar la práctica deportiva o incluso caminar.

Fuentes

Dr. Pedro Manonelles, médico especialista en Medicina de la Actividad Física y el Deporte, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Deporte y Cátedra Internacional de Medicina del Deporte de la UCAM.

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Contenido creado por CinfaSalud Equipo Médico