Bursitis

Diez consejos para sobrellevar la bursitis:

  1. Ayúdate de dispositivos eléctricos que te eviten el esfuerzo manual.
    A la hora de realizar movimientos repetitivos, utiliza aparatos eléctricos en cocina o destornilladores eléctricos en las tareas de bricolaje, entre otras ayudas.
  2. Usa almohadillas como protección.
    Protege con almohadillas aquellas zonas problemáticas sobre las que vayas a realizar una presión mantenida, como es el caso de la muñeca para movilizar el ratón del ordenador. No olvides detener la actividad cada cierto tiempo.
  3. No permanezcas de rodillas mucho tiempo.
    Evita permanecer largos períodos de tiempo de rodillas y si no puedes evitarlo, utiliza una almohadilla que disminuya la presión directa del suelo.
  4. Cuida tu calzado.
    Emplea plantillas, almohadillas o protectores en el calzado si presentas bursitis del tendón de Aquiles. Igualmente, cuida el calzado deportivo si caminas o corres grandes distancias.
  5. Vigila tu postura en ciertos ejercicios físicos.
    Busca asesoramiento profesional para realizar una práctica correcta y ergonómica de algunos ejercicios físicos, como puede ser el levantamiento de pesas. Siempre calienta músculos y articulaciones antes del ejercicio y estira antes y después.
  6. No te excedas en la práctica de algunos deportes.
    Deportes como el golf, béisbol o tenis, si se practican de forma continuada pueden acabar afectando a las articulaciones más expuestas al riesgo de bursitis, por lo que intenta realizarlos de forma moderada o cuidando mucho el tipo de postura que mantienes.
  7. Evita ciertos movimientos con el hombro.
    Si has presentado bursitis de hombro sé especialmente cuidadoso con los movimientos que implican levantar los brazos por encima de la cabeza, especialmente con carga.
  8. Sigue fielmente el tratamiento médico.
    Sigue las indicaciones médicas sobre el tratamiento farmacológico con antiinflamatorios y, en caso de infección, antibióticos. Las infiltraciones pueden ser casi imprescindibles en algunas formas, pero repetidas a lo largo del tiempo comportan riesgos para los tendones.
  9. Consulta a tu farmacéutico sobre soluciones para ciertas articulaciones.
    El uso de rodilleras, muñequeras o coderas puede ser de gran utilidad para realizar actividades repetidas con menor riesgo para las bursas o bolsas sinoviales de rodilla, muñeca o codo. Consulta al farmacéutico sobre este tipo de soluciones ergonómicas.
  10. No desatiendas ciertos síntomas.
    Si presentas bursitis sin realizar movimientos repetitivos o presión excesiva, acude a tu médico con el fin de investigar si alguna enfermedad sistémica pudiese ser la causa. Si además, hay fiebre y mal estado general, puede existir una infección que requerirá un tratamiento específico.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

descargar-pdf

Cinfaconsejos bursitis

Fecha de publicación 23 julio, 2018

[printfriendly]

Términos relacionados