Preparación al parto

Últimas semanas de embarazo: clases preparto, pruebas médicas, bolso para el hospital…

Al margen de los cambios, síntomas y cuidados que están presentes durante todo el embarazo y que ocuparán gran parte de la atención y la energía de los futuros progenitores, podemos decir que el parto es el momento que más dudas y temores suele despertar en las parejas que están esperando un bebé.

Para afrontar esas últimas semanas de embarazo, previas al día clave, existen varios elementos que nos servirán de ayuda y que van desde las clases de preparación al parto y el asesoramiento del ginecólogo y la matrona, a la información que tenemos a nuestra disposición en diferentes fuentes.

Últimas semanas de embarazo

La duración de un embarazo suele ser de 40 semanas (unos 280 días), aunque también entra dentro de lo normal los que llegan a entre 37 y 42 semanas. En estas últimas semanas se intensifica el seguimiento médico de los meses anteriores y se suelen realizar algunas pruebas concretas:

  • Detección de la bacteria estreptocco del grupo B (SGB): entre las semanas 35 y 37 se realiza un cultivo rectal y vaginal a la futura mamá para detectar cualquier alteración del equilibrio en la flora vaginal. La bacteria SGB puede provocar infecciones en el recién nacido al pasar por el canal del parto. Si el análisis da positivo y la madre presenta la bacteria, se le administrará antibiótico en el momento oportuno siguiendo las pautas establecidas en el centro hospitalario, con el fin de evitar posibles infecciones al bebé
    Monitorización: normalmente, a partir de la semana 38 suele iniciarse la prueba de los monitores, que consiste en conectar a la madre a un aparato que registra tanto la frecuencia cardíaca del bebé como las contracciones uterinas. Cuando comience el parto y durante todo el proceso, también se realizará esta monitorización, que nos indica en todo momento el nivel de bienestar fetal.
  • Analítica general: es recomendable que de cara al parto y sobre todo si se va a solicitar la anestesia epidural, la mujer presente los resultados de la analítica general que le hayan realizado los días previos. Es posible que también se le realice una en el momento de su ingreso en el hospital.

En cualquier caso, los profesionales sanitarios que te ayudan con el control de tu embarazo son los indicados para resolver cualquier duda acerca de las pruebas o seguimientos especiales que en tu caso concreto deban realizarse. Confía en ellos, pregúntales tus dudas y sigue sus indicaciones.

¿Qué herramientas pueden ayudarme a preparar el parto?

Como hemos comentado, la mujer embarazada y su pareja tienen a su disposición diversas herramientas para afrontar la espera y ayudar a prepararse tanto física, como práctica y emocionalmente para el parto:

  • Las clases de preparación al parto: es recomendable acudir a ellas a lo largo del tercer trimestre y sobre todo en el caso del primer hijo. Su objetivo es preparar a la pareja física y psicológicamente, tanto para el parto como para el postparto, por lo que lo idóneo es que asistan los dos progenitores. En estas clases se practican técnicas de respiración y masaje y se realizan ensayos de pujos para el parto; se dan pautas para la acogida del bebé, la lactancia materna y la alimentación e higiene infantiles; se enseñan ejercicios físicos específicos para fortalecer el suelo pélvico de la mujer; y se aprenden hábitos saludables para la vida de la pareja antes y después del nacimiento de su hijo. Además, constituyen un espacio de encuentro entre parejas que están viviendo la misma situación y una oportunidad perfecta para compartir experiencias y aclarar dudas. Las sesiones suelen durar unas dos horas y se imparten en los centros de salud, normalmente por matronas. Algunos centros privados también las ofrecen.
  • La relajación: existen diversas técnicas de relajación que la mujer embarazada puede aprender y practicar, tanto sola como en grupo, con el fin de contar con un mayor control de su mente y su cuerpo en el momento de dar a luz.
  • El apoyo del entorno: el círculo afectivo, familiar y social puede convertirse en una gran fuente de apoyo para la mujer a la hora de afrontar los cambios y temores de la etapa que está atravesando. A menudo, esta experimenta la necesidad de sentirse escuchada y entendida, por lo que es una buena idea explicar a su pareja, a sus padres u otros familiares, e incluso amigos sus sentimientos. Incluso, si es necesario, se puede consultar al médico o matrona. También los amigos -sobre todo aquellas parejas que ya han vivido la experiencia de ser padres- pueden convertirse en uno de los sostenes de la mujer que se acerca al momento de dar a luz a su hijo.
  • El “Plan de parto”: es un documento en el que la futura mamá señala cómo le gustaría ser atendida en el parto y qué procedimientos desea aplicar o evitar: si se quiere contar con epidural o no, quién va a ser el acompañante en el paritorio, en qué postura se desea dar a luz, etc. Planificar estos aspectos puede ayudar a afrontar el momento del parto con una mayor tranquilidad, y el documento puede llevarse impreso y entregarse al personal médico que vaya a atender a la mujer en el parto. No obstante, siempre ha de tenerse presente que los profesionales médicos podrán respetar o no las indicaciones marcadas, dependiendo de las circunstancias y las necesidades que surjan en el parto, ya que lo que prima siempre es la seguridad y la salud de la madre y el bebé.

Cosas del bebé

¿Qué debo preparar para la llegada del bebé?

Puesto que el nacimiento del bebé puede adelantarse, conviene preparar con, por lo menos un mes de antelación, las cosas básicas que el niño y la madre necesitarán en el propio hospital tras el alumbramiento. Hay que tener en cuenta que según el tipo de parto, el ingreso hospitalario durará más o menos tiempo. En general y como orientación, puede ser de utilidad llevar lo siguiente:

  • El bolso o canastilla del hospital: es fundamental prepararlo con antelación. La madre, además de su bolsa de aseo, deberá llevar un camisón, bata, zapatillas, sujetadores de lactancia y la ropa para la salida del hospital. En el caso del bebé, habitualmente el centro le provee de todo lo que necesita durante su estancia, por lo que lo más importante es llevar la ropa de salida del hospital, una mantita o abrigo y un gorro.
  • Documentación para el hospital: los padres no deben olvidar llevar toda la documentación necesaria: documento de Salud de la embarazada o aquellos informes que recojan los controles, ecografías o analíticas realizados durante el embarazo, de cara a prevenir complicaciones en el parto y por si acaso en tu centro hospitalario no cuentan con las historias clínicas de los pacientes ya digitalizadas. También, la tarjeta de la Seguridad Social, DNI y, como hemos mencionado anteriormente, el documento con el Plan de parto.

Otra de las maneras en la que los futuros padres pueden dominar sus inquietudes ante la llegada del bebé es preparar de forma práctica las cosas que este necesitará una vez se encuentre en casa con ellos:

  • La habitación: aunque al principio el recién nacido duerma con sus padres -en un capazo, una minicuna o un moisés-, es recomendable que cuente con su propia habitación, donde puede tener una cuna de mayor tamaño, segura y cómoda.
  • La ropa: debe ser fácil de poner y cómoda para el bebé; mejor que se abra por detrás o por debajo para que resulte más fácil cambiarle los pañales; y es importante que no tenga partes pequeñas que puedan desprenderse y ser ingeridas por el bebé (como botones o lazos). Entre otras prendas, serán necesarias camisetas y bodys, pantalones con pie, pijamas, calcetines, baberos y, en función de la época del año, ropa de abrigo.
  • Accesorios para la higiene: el bebé necesitará una bañera de plástico o adaptadores apropiados y un cambiador o colchoneta plástica donde cambiarlo, así como artículos de higiene como pañales, jabón y esponjas especiales para bebé, toallitas húmedas, loción hidratante y pasta al agua, un peine o cepillo blandos y tijeras de punta redonda para cortarle las uñas. El chupete también es otro elemento a considerar si ya se ha instaurado de forma exitosa la lactancia materna.
  • Otros artículos: la trona, el cochecito de paseo o la silla para el coche son artículos también importantes y necesarios en los meses siguientes al nacimiento del bebé.

Infográfico

El siguiente infográfico muestra los artículos más importantes que debe contener el bolso para llevar al hospital en el momento del parto.

Fuentes

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Contenido creado por CinfaSalud Equipo Médico