Postparto

Tan importante como informarse sobre las fases del parto, conocer cómo se preparar el cuerpo de una embarazada para ese momento, o preparar el Kit imprescindible para llevar al hospital, es saber lo que viene una vez que se ha dado a luz, tanto para la madre, el padre o el bebé.

Por eso, Susana Cerdán, enfermera y matrona en diferentes centros hospitalarios, y creadora del Centro Maternalia nos da respuesta a las preguntas más frecuentes que suelen surgir tras el parto.

¿Qué es el postparto?

El postparto o puerperio se define como el periodo de tiempo que va desde el final del parto hasta que se produce una regresión más o menos completa de los cambios que la mujer ha experimentado durante el embarazo.

¿Cuánto dura?

En general, se considera que el postparto dura 6 semanas, pero a veces se puede extender durante más tiempo. Este periodo, que se conoce de forma coloquial como la ‘cuarentena’.

¿Qué suele caracterizar a este periodo?

Hay que saber que el postparto es un tiempo muy esperado y, a la vez, lleno de cambios. La realidad que presenta es muchas veces diferente al concepto idealizado que se tiene de él, por lo que puede desconcertar y desbordar a la pareja, que debe encontrar sus nuevos roles como padres, así como habituarse a sus nuevas rutinas.

¿Cuáles son los cuidados generales durante el postparto?

La prioridad durante este periodo es la de cuidarte a ti misma y a tu bebé. Permítete tiempo para descansar cuando tu bebé descansa, come bien y bebe mucho agua (esto es especialmente importante si amamantas a tu bebé).

Además, hay varias situaciones o aspectos que debes tener en cuenta:

  • Los entuertos. Son contracciones uterinas dolorosas (algunas mujeres las describen como contracciones de parto) que se producen sobre todo los primeros días después de haber parido, y con mayor frecuencia en mujeres multíparas, es decir que han tenido un parto múltiple. Si te han recetado analgésicos para paliar este dolor, tómalos siguiendo la pauta que te han dado, ya que no van a interferir con la lactancia materna.
  • El sangrado vaginal o loquios. Cuando la placenta se desprende de la mucosa uterina, deja una herida abierta que tardará hasta 6 semanas en cicatrizar. Esta herida es la causante del sangrado vaginal postparto o loquios. Mientras duran, evita usar tampones, elige la ducha antes que el baño y abstente de mantener relaciones sexuales con penetración durante el tiempo que dure el sangrado. Si tienes fiebre superior a 38°, sangrado vaginal que va en aumento en lugar de disminuir, loquios malolientes o una hemorragia importarte, tienes que acudir a un profesional sanitario para que te realice una valoración.
  • El suelo pélvico. Es normal que tu suelo pélvico se quede debilitado tras el parto. Afortunadamente, cada vez son menos las mujeres con episiotomía (corte en el suelo pélvico en el momento del expulsivo), con lo que la recuperación del mismo tras el parto es mucho más sencilla y rápida. Las seis primeras semanas postparto el suelo pélvico no es evaluable, necesita ese tiempo para recuperarse antes de poder valorar el estado en el que ha quedado tras el embarazo y el parto. A partir de ahí, es importante comenzar a trabajarlo cuanto antes, sobre todo en aumentar su tono y su fuerza. Ejercicios sencillos como pequeños rebotes sobre la pelota de fitness mientras hacemos contracciones voluntarias de Kegel ayudan con estos dos aspectos. Tu matrona de dará cita para una primera valoración 6 u 8 semanas después del parto.
  • El babyblues o depresión postparto. El postparto inmediato tras dar a luz es un periodo de reajustes hormonales, que hacen que las mujeres durante unos días tengamos las emociones a flor de piel, muchas veces sin poder controlarlas. Solo son unos pocos días, pero si en lugar de desaparecer, evoluciona hacia un estado de irritabilidad, ansiedad o tristeza generalizada, depresión o sentimientos de incapacidad para cuidar a tu bebé, acude a tu matrona.

¿Cómo actuar tras un parto por cesárea?

Tras un parto por cesárea, hay que cuidar la zona de la herida, manteniéndola bien seca.  Una vez te hayan quitado las grapas, puedes utilizar esparadrapo quirúrgico de papel para facilitar la cicatrización y evitar queloides y granulomas, que son cicatrices y lesiones de pequeño tamaño.

Ten en cuenta que la recuperación tras una cesárea suele ser algo más dura físicamente. Para superarla, recuerda que es muy importante mantener una buena higiene postural, intentando siempre no levantar pesos mayores al peso de tu propio bebé.

¿Qué hay que tener en cuenta para la lactancia?

Si estás amamantando a tu bebé, recuerda que la lactancia materna es un proceso que requiere aprendizaje y paciencia. Exige por parte de la madre total dedicación durante los primeros 2 ó 3 meses de vida del bebé. En la actualidad, la lactancia se recomienda a demanda, es decir, sin horarios ni restricciones. Si tu bebé suelta el pecho tras la toma satisfecho y relajado, y está aumentando bien de peso, son las dos señales principales de que la lactancia se ha establecido de forma exitosa.

Si la pareja, o familia de la madre queremos ayudarle con la lactancia materna, nos dedicaremos a facilitarle todas las tareas cotidianas que requieren de su tiempo, para que ella se pueda dedicar en exclusiva a la crianza de su bebé.

¿Se puede practicar ejercicio tras el parto?

Por supuesto que es recomendable hacer ejercicio tras el parto. En principio, durante las 6-8 primeras semanas, será suficiente con pasear a diario una media hora. Pasado este tiempo, puedes empezar con un programa específico de recuperación postparto que te ayude a trabajar la zona de suelo pélvico, la diástasis abdominal, la fuerza en la cintura escapular… con ejercicios respetuosos con el cuerpo, sin impacto e hipopresivos.

¿Y qué hay de las relaciones sexuales?

En realidad, no existe una fecha concreta para reanudar las relaciones sexuales tras el parto. Hay parejas comienzan nada más terminar el sangrado, otros esperan más meses… Lo importante es hablarlo y tomárselo con calma y humor.

Algunas hormonas sexuales se encuentran alteradas durante la lactancia, haciendo que la vagina no consiga su lubricación natural y que la libido esté algo más baja. Este es un motivo común para esperar a reanudarlas ya que le hecho de que la vagina se encuentre menos lubricada, es causa de molestias. En estos casos, siempre podemos usar algún gel lubricante apto para las relaciones.

Decálogo de consejos para disfrutar de tu postparto

  • 1. Confía en ti.
  • Tu cuerpo está preparado para cubrir todas las necesidades básicas de tu bebé, así que ten confianza en él y en ti misma como madre.
  • 2. Dedica tiempo al vínculo madre-hijo.
  • Conoceos mutuamente y descubre la nueva dinámica que formáis como familia. Todos los miembros tienen nuevos roles con la llegada de un bebé y lleva su tiempo descubrirlos y aceptarlos.
  • 3. Ponte a ti, a tu bebé y a tu familia en primer lugar.
  • Si te sientes cansada o desbordada, reduce a un mínimo las visitas para conocer al recién nacido. Ambos necesitáis intimidad y descanso.
  • 4. Pide ayuda antes de que te supere la situación.
  • No te calles, expresa tus preocupaciones y necesidades tanto a tu pareja o familia cercana como a nivel profesional. No olvides que tienes ayuda especializada a través de tu matrona de Atención Primaria.
  • 5. Si es lo que quieres, amamanta.
  • Infórmate con tu matrona, que te apoye durante toda la lactancia materna y que te dé conocimientos actuales basados en la evidencia científica. Si tú así lo quieres, hazlo, siempre sabiendo que tu leche es perfecta para tu bebé, que no hay leches aguadas y que a mayor estimulación, más producción.
  • 6. Olvídate del reloj.
  • No hay mayor libertad que alimentar a tu bebé cuando él quiera; tu ritmo es el de tu bebé. Si puedes permitírtelo, busca una lactancia sin horarios ni restricciones.
  • 7. Acepta que tu hijo tiene su ritmo.
  • Estés dándole de mamar o no, descansa siempre que puedas. Desde el principio, procura adaptarte al ritmo del bebé, pero sacando tiempo para descansar durante el día en lugar de intentando que el bebé duerma más horas seguidas durante la noche. Si lo deseas, puedes practicar el colecho con tu bebé, así no se despertará tanto ni tú te desvelarás cuando te pida el pecho por la noche.
  • 8. Socialízate con otras madres en tu situación.
  • Participar en grupos de apoyo o de crianza es una buena forma de compartir inquietudes y de encontrar soporte emocional en otras madres/padres que están en la misma situación que tú.
  • 9. No tengas miedo del llanto de tu bebé.
  • Si aceptas que es su forma de comunicarse contigo, de identificar lo que necesita y pedirlo, aprenderás pronto a entender sus mensajes y a diferenciar su forma de llorar.
  • 10. Haz lo que tú sientas, no lo que te digan.
  • Quizás es el consejo más importante y el que mejor te va a funcionar. La opinión de los demás nunca debe ser tu guía porque no están en tu lugar. Usa tu sentido común, y haz lo que tu instinto te dice que debes hacer. Recuerda que tú eres y siempre serás la mejor madre para tu bebé.

Autora

Este contenido ha sido elaborado por Susana Cerdán, enfermera y matrona en diferentes centros hospitalarios, y creadora del Centro Maternalia.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.