Listeriosis

¿Qué es?

A través de Susana Cerdán, matrona y creadora del Centro Maternalia, nos acercamos a la listeriosis, una infección que puede producirse al ingerir alimentos contaminados con cierta bacteria.

¿Qué es la listeriosis?

La bacteria de la listeriosis puede sobrevivir en los alimentos.
La bacteria de la listeriosis se puede encontrar el pescados ahumados como el salmón.

La listeriosis es una enfermedad infecciosa provocada por una bacteria, la Listeria monocytogenes, que puede sobrevivir y reproducirse en los alimentos.

En concreto, la podemos encontrar:

  • En alimentos como: precocinados listos para el consumo (pescados ahumados como el salmón, productos cárnicos tratados con calor, patés, embutidos, etc.).
  • El mayor riesgo de listeria se conoce en productos lácteos no pasteurizados.
  • De forma poco frecuente, en el tracto intestinal de animales infectados.

La listeria es una bacteria muy resistente en el medio ambiente y en los alimentos, aunque estén refrigerados. Se destruye cuando el alimento en el que se encuentra se calienta a más de 65 grados. En cambio, la congelación no garantiza al 100% que todas las bacterias mueran, solo evita su crecimiento y proliferación

¿A quién afecta?

La frecuencia de la listeriosis es baja en la población general, aunque las embarazadas tienen diez veces más posibilidades de contraerla.

Durante el mes de agosto de 2019, se produjo un brote de esta infección en Andalucía, que dejó (a fecha de octubre 2019) unos 221 casos confirmados y provocó una alerta sanitaria internacional.

¿Qué síntomas causa?

La sintomatología de la listeriosis resulta parecida a un cuadro de gripe o de gastroenteritis. Hay, sin embargo, grupos de población especialmente sensibles a esta infección, como son las personas inmunodeprimidas o niños pequeños. En estos casos, el cuadro puede ser grave, requiriendo ingreso hospitalario y produciendo complicaciones como una meningitis o encefalitis.

¿Por qué la listeriosis es más peligrosa durante el embarazo?

¿Qué síntomas provoca la listeriosis?

Durante el embarazo, la mujer presenta, de manera fisiológica, un debilitamiento de su sistema inmune y, por lo tanto, sus defensas están más bajas. Esto ocurre para que su propio cuerpo no “rechace” el embarazo, que no deja de ser un agente externo extraño. Por lo tanto, la mujer embarazada tiene un riesgo y vulnerabilidad mayor de adquirir ciertas infecciones, entre ellas, la listeriosis.

La infección por listeriosis durante el embarazo puede causar un aborto o parto prematuro en la mujer embarazada y, si el embarazo sigue adelante, provocar en el recién nacido un cuadro de listeriosis congénita (cuyos síntomas son como los de una sepsis o infección generalizada de la sangre en el cuerpo), alteraciones (por ejemplo, ceguera, deficiencias cerebrales, cardíacas o renales), bajo peso o incluso mortalidad.

¿Cómo se contagia?

El contagio por la bacteria listeria ocurre por consumo e ingestión de productos que están contaminados. No ocurre por transmisión de persona a persona, con la excepción de las mujeres embarazadas, que la pueden transmitir a su bebé a través de la placenta. Por esta razón, tener unos hábitos e higiene alimentaria correctos son importantes para evitar contagios.

¿Cómo se previene la listeriosis?

Si estamos embarazadas, tenemos que tener presente que la prevención es la mejor estrategia. La prevalencia de la listeriosis es extremadamente baja, así que, pese a toda la información que recibimos en esta etapa, que puede crear miedos infundados en nosotras o nuestro entorno, debe prevalecer el sentido común a la hora de vivir este proceso.

En concreto, como la listeriosis es una infección relacionada con los alimentos, es fundamental seguir una serie de recomendaciones:

 

  • Sigue fielmente las medidas generales de manipulación de alimentos: lavar bien las frutas y verduras, lavar utensilios y tablas de cocina y no mezclar alimentos crudos con cocinados para evitar la contaminación cruzada.
  • Conserva los alimentos que llevan hechos algún tiempo a bajas temperaturas (menos de 5°) y consúmelos a la mayor brevedad, sobre todo si se trata de precocinados.
  • Respeta siempre las fechas de caducidad e instrucciones de alimentos precocinados.
  • Asegúrate que tu nevera esté a una temperatura menor de 4°.
  • Si vas a guardar comida ya cocinada, usa siempre recipientes cerrados, refrigérala cuanto antes y consúmela, a poder ser, en 24 o 48 horas. Al calentarla, asegúrate de que la temperatura llegue a los 65°, que la comida humee y que se haya calentado de forma homogénea.
  • Evita los siguientes alimentos:
    Leche y derivados no pasteurizados.
    -Carne, pescado y marisco crudo o ahumado.
    Patés a granel (los enlatados pueden tomarse sin problema).
    Fiambres sin cocinar adecuadamente o sin refrigerar.

Infográfico

Con el fin de evitar tanto la listeriosis como otras infecciones o intoxicaciones alimentarias que pueden darse durante el embarazo, resumimos una serie de pautas para preparar y cocinar los alimentos y con las que podrás asegurarte una correcta seguridad alimentaria en esta etapa.

Fuentes

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.