Cuidados en el embarazo

Áreas de Salud > Bebés y niños > Maternidad > Cuidados en el embarazo

¿Cómo debe ser la alimentación durante el embarazo?

En cualquier etapa de la vida es importante alimentarse de forma equilibrada, y más en el momento del embarazo, ya que aumentará la vitalidad de la gestante, mitigará las molestias típicas y redundará en el buen desarrollo del feto. Por tanto, lo más importante es mantener una dieta variada y que incluya todos los nutrientes básicos. En concreto: un consumo abundante de frutas, verduras, legumbres, cereales de grano entero y frutos secos; ingesta moderada de lácteos, pescado, huevos y carne; el aceite de oliva como grasa principal; abundante hidratación; poca sal; y control en el consumo de bebidas excitantes como café, té y refrescos de cola.

Así mismo, resulta muy importante cocinar los alimentos de manera adecuada, esmerar la higiene al manipularlos e ingerirlos bien hechos. No pueden comerse carne, pescado o huevos crudos o poco hechos; embutidos y quesos poco curados, jamón serrano o patés; lácteos y quesos no pasteurizados; hay que lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas, y tener especial cuidado con el pescado y el marisco.

Por último, debemos saber que el embarazo no implica que la mujer coma por dos, como se suele decir; ni siquiera que coma más cantidad, sino que lo haga con mayor frecuencia. En general, lo recomendable es que la futura madre engorde entre nueve y doce kilos en esta etapa; de ellos, la mitad corresponden al bebé, al líquido amniótico y a la placenta.

¿Se puede practicar ejercicio durante el embarazo?

No sólo se puede, sino que es muy beneficioso practicar ejercicio físico moderado durante el embarazo, siempre que no exista ninguna contraindicación. Todas las actividades deportivas que no impliquen movimientos bruscos o un gran esfuerzo físico son altamente recomendables, pues mejoran el tono muscular, facilitan la digestión, mejoran la circulación y evitan un aumento de peso excesivo por parte de la mujer.

Por ejemplo, se puede nadar o pasear una media hora al día. También pueden realizarse ejercicios específicos de cervicales, hombros, piernas y pectorales para relajar la tensión muscular y preparar el cuerpo para el parto. Además, existen centros donde se imparten clases de pilates y yoga específicas para embarazadas.

¿Qué hábitos son perjudiciales?

No hay ninguna cantidad de alcohol ni ningún tipo de bebida alcohólica que pueda considerarse segura durante el embarazo, por lo que lo más recomendable en esta etapa es abandonar su consumo por completo. El alcohol que consuma la madre llega al bebé a través de la placenta y existe el riesgo de que pese menos al nacer, crezca más despacio o presente problemas congénitos, además de que podría causar problemas al desarrollo del embarazo.

Por otro lado, fumar en esta etapa es muy peligroso para el feto, que queda expuesto a la acción de más de siete mil sustancias tóxicas. Por tanto, este es un buen momento para que la madre deje de fumar. Además, debe mantenerse alejada de los ambientes cargados de humo.

Finalmente, es innecesario indicar que el consumo de drogas durante la gestación también puede perjudicar gravemente a la madre y al bebé. Así pues, bajo ningún concepto deben tomarse, ni siquiera ocasionalmente sustancias de este tipo.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Fecha de publicación 27 enero, 2015

[printfriendly]