Escarlatina

Diez recomendaciones para prevenir el contagio de la escarlatina:

Para prevenir el contagio y aliviar la sintomatología, pueden tomarse las siguientes precauciones:

  1. Lavaos las manos con frecuencia.
    Procura que tú y tus niños os lavéis las manos regularmente, sobre todo, si se están produciendo brotes de la enfermedad en vuestro entorno. Hacedlo con agua y jabón durante al menos quince segundos, prestando especial atención a la zona entre los dedos y debajo de las uñas.
  2. Utiliza productos antibacterianos para la limpieza de casa.  
    Especialmente para limpiar las superficies de la cocina o el baño De esta manera, eliminarás las bacterias y reducirás el riesgo de contagio.
  3. No compartáis cubiertos ni toallas.
    Si alguno de tus hijos ha contraído ya la escarlatina, evita compartir con ellos utensilios, toallas, ropa de cama u otros objetos personales.
  4. Apuesta por los productos desechables.
    De hecho, es mejor emplear pañuelos de papel de un solo uso, para evitar que las bacterias se queden en prendas que luego puedan reutilizarse y propagar el contagio.
  5. Sin escuela durante unos días.
    Los niños con síntomas de la escarlatina deben dejar de ir a la escuela infantil, guardería o colegio hasta que desaparezca la fiebre y, como mínimo, veinticuatro horas después de haber empezado a tomar los antibióticos.
  6. Máxima hidratación durante la enfermedad.
    Si tus hijos ya se ha contagiado, prepárales sopas nutritivas, batidos de leche, bebidas frescas (no excesivamente frías) con las que te aseguras de que se mantienen bien hidratados.
  7. Dieta blanda.
    Como es probable que por el dolor de garganta no quieran comer, ofréceles una dieta con alimentos blandos, evitando los que sean más irritantes.
  8. La comida,  ni muy fría ni muy caliente.
    La temperatura de los alimentos y líquidos que ingieran ha de ser templada, ni muy fría ni muy caliente.
  9. Ventila  la habitación donde repose el paciente.
    Con el fin de ayudar a aliviar el dolor de garganta, puede ser útil humedecer el ambiente y mantener una ventilación adecuada de la habitación donde se encuentre el paciente, así como la aplicación de alguna compresa húmeda y tibia alrededor del cuello.
  10. Protege a personas con ciertas patologías.
    Evita el contacto del niño afectado con personas que tengan cardiopatías, sobre todo quienes tengan enfermedades de las válvulas cardíacas, y con personas que tengan disminuidas sus defensas (inmunodeprimidos).

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Cinfaconsejos escarlatina

Fecha de publicación 5 junio, 2017

Términos relacionados